Gestión del rendimiento de las aplicaciones

Soluciones de gestión del rendimiento de las aplicaciones

Gestión del rendimiento de las aplicaciones

Dado que existen diferentes definiciones del término, los distintos proveedores utilizan diversos contextos para definir las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones y responder a la pregunta ¿Qué es APM?

Gestión basada en atributos:

Esto es ideal sólo para el monitoreo de la infraestructura. Estas soluciones de gestión del rendimiento de las aplicaciones pueden recopilar las métricas de sus aplicaciones (por ejemplo: tiempos de respuesta) y servidores (por ejemplo: CPU, memoria y espacio en disco) y alertarle cuando los valores superen los umbrales configurados. Sin embargo, no pueden diagnosticar la causa raíz ni hacer perfiles de código para detectar problemas de eficiencia en las aplicaciones.

Gestión basada en el código de la aplicación:

Actualmente a esto se le conoce como monitoreo del rendimiento de las aplicaciones. Esto implica capturar trazas de distintas transacciones y aislar las sentencias problemáticas en el código. Últimamente, esto ha evolucionado para incluir el monitoreo de transacciones sintéticas donde las empresas pueden medir la experiencia digital de los usuarios finales desde cualquier lugar en el mundo.

Gestión del rendimiento de las aplicaciones basada en la red:

Anteriormente, el tiempo de actividad de las aplicaciones se medía analizando el tráfico de red y la conectividad para comprender el estado de disponibilidad de las aplicaciones.

Comprender una solución de gestión del rendimiento de las aplicaciones

Para entender la gestión del rendimiento de las aplicaciones y decidir si debe implementarla para monitorear las aplicaciones clave y la infraestructura de TI de su empresa, debe evaluar si el servicio de gestión del rendimiento de las aplicaciones que ha elegido cubre los siguientes aspectos o, al menos, la mayoría de ellos.

Información detallada sobre el rendimiento de las aplicaciones:

Esta función también debería estar integrada por defecto. Suele requerir un agente que recopile datos en tiempo real y aísle las transacciones y sentencias SQL lentas. Estas funciones permiten a sus desarrolladores de aplicaciones identificar y resolver problemas al nivel de código de la aplicación y mejorar continuamente su rendimiento y disponibilidad. Si su organización ha adoptado una metodología DevOps, sus ingenieros de DevOps deberían ser capaces de correlacionar el rendimiento de las aplicaciones con los commits y builds de código.

Información detallada sobre el rendimiento de las aplicaciones: compruebe la flexibilidad de los lenguajes admitidos. La mayoría de las herramientas de monitoreo del rendimiento de las aplicaciones son compatibles con Java y .Net, pero si necesita monitorear aplicaciones creadas en otras plataformas como php, node.js, etc., compruebe las funciones que ofrece la solución que está evaluando.

Monitoreo de la experiencia del usuario final:

Aunque no es un requisito fundamental de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones, poco a poco se ha ido incorporando a la mayoría de las herramientas de APM como una extensión del monitoreo del rendimiento de las aplicaciones. La simulación de las interacciones de los usuarios y la subsiguiente información sobre el tiempo de respuesta, el tiempo de carga de los DNS, la latencia de la red, etc., en todas las zonas geográficas, ayuda a identificar y solucionar los problemas antes de que afecten a los usuarios finales, ofreciendo así una experiencia digital inigualable con su sitio o aplicación web. Estas funciones le ayudarán a aislar los problemas específicos de cada región y a responder rápidamente a las quejas de los usuarios.

Monitoreo de la infraestructura:

Esto se entiende mejor con el término monitoreo del servidor. TEsto cubre al menos los parámetros fundamentales como la utilización de la CPU, la memoria y el disco de los servidores y los equipos virtuales. Si la solución admite la asignación de dependencias de los elementos de la infraestructura, es una gran ventaja.

Descubrimiento automatizado de servidores/aplicaciones en la red de TI:

Este es un requisito básico en cualquier herramienta que pretenda ser un software de gestión del rendimiento de las aplicaciones. Descubrir los elementos de la red de TI, segregarlos en función de su tipo (servidores, bases de datos, equipos virtuales, etc.) y añadirlos a la consola debería hacerse automáticamente para ahorrar mucho tiempo.

Informes de rendimiento:

La mayoría de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones ofrecen informes de rendimiento. Sin embargo, hay que tener en cuenta los informes de planificación de la capacidad. Estos informes ofrecen información útil sobre el uso histórico y las tendencias de crecimiento y ayudan a planificar las actualizaciones de su infraestructura o a redistribuir la carga con mayor claridad.

Capacidad de integrar con otras soluciones de monitoreo:

Teniendo en cuenta que cualquier organización empresarial puede necesitar monitorear varios puntos de contacto en un entorno de TI (tales como servidores, equipos virtuales, aplicaciones web, servicios en la nube, aplicaciones internas, ERP, rendimiento de la red, ancho de banda, etc.), su software de gestión del rendimiento de las aplicaciones debe ser capaz de integrarse con otras herramientas para facilitar la recopilación y la correlación de los datos.

¿Por qué utilizar una herramienta de gestión del rendimiento de las aplicaciones?

En caso de que su empresa tenga un mínimo de 25 componentes que gestionar (incluidos servidores, equipos virtuales y aplicaciones alojadas, como servidores de aplicaciones, bases de datos, aplicaciones web, etc.), es bastante importante que implemente una herramienta completa de gestión del rendimiento de las aplicaciones. Esto ayudará a monitorear los problemas de rendimiento de las aplicaciones, a controlar el estado y la disponibilidad de los servidores y a planificar la capacidad en función de las solicitudes entrantes. Dado que el diagnóstico y la identificación de los problemas son más rápidos, también lo es la resolución de problemas. Esto le permite ahorrar valiosas horas de trabajo y retener prospectos importantes. Además, compruebe el precio de la solución que está explorando. El producto debe ser escalable y el precio debe ser razonable para las funciones que ofrece.

La mayoría de las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones empresariales pueden ofrecer las funcionalidades comentadas en esta página. Sin embargo, debería evaluar cuidadosamente algunas herramientas para elegir la que mejor se adapta a sus necesidades. Si está buscando un sistema de gestión del rendimiento de las aplicaciones que pueda ofrecer una visión completa como la que hemos comentado anteriormente, debería probar ManageEngine Applications Manager. Ofrece un monitoreo detallado de más de 130 aplicaciones de TI, desde servidores, bases de datos, equipos virtuales, servicios en la nube, rendimiento de las aplicaciones hasta el monitoreo de la experiencia del usuario, desde una única consola. Puede descargar la prueba gratuita de 30 días (con todas las funciones) del producto y empezar a evaluarlo para ver cómo se adapta a sus necesidades.

La abreviatura APM tiene dos significados comunes: Gestión del rendimiento de las aplicaciones y Monitoreo del rendimiento de las aplicaciones. Los dos términos se han utilizado indistintamente, tanto que han llegado a significar lo mismo. Sin embargo, tradicionalmente la gestión del rendimiento de las aplicaciones se refiere a la práctica de gestionar todos los aspectos de su entorno de TI, incluyendo la infraestructura, las aplicaciones, la red y la experiencia del usuario. La gestión del rendimiento de las aplicaciones (APM) ofrece a los administradores de TI la posibilidad de realizar cambios de configuración en las aplicaciones reales en vez de simplemente monitorear del código de la aplicación y los atributos de rendimiento.

section2

Usted está en una compañía confiable.

>> <<